Resumen

La memoria ancestral como identidad cultural es un reto para la resistencia, la liberación humana frente a los desafíos de la globalización; sus significados y su simbología es para la educación popular y los ejes curriculares desde el pensamiento caribe, una oportunidad para fomentar proyectos culturales pedagógicos y críticos, enfocados en los colectivos sociales y su patrimonio oral e inmaterial.