Resumen

El departamento del Meta cuenta con riqueza natural que despierta el interés del capital nacional y transnacional para explotar un recurso estratégico como el petróleo. Después de 2008 este departamento se reportó como el primer productor de crudo a nivel nacional. Sin embargo, surgieron una serie de movilizaciones sociales denunciando: precarización laboral, impactos al medio ambiente y violaciones a los derechos humanos. Por lo tanto, analizar el aporte que ha realizado el sector petrolero al desarrollo humano, permite profundizar la discusión de si las economías extractivas son una fuente generadora de bienestar. Lo anterior se realizó a través de una modelación econométrica de regresión múltiple, donde se utilizó la variable Índice de Desarrollo Humano -IDH- como próxy del desarrollo humano, en función del Producto Interno Bruto de los sectores agropecuario, petrolero, industrial, construcción y comercio, todos a precios 2005. Se encontró que los sectores agropecuario, industrial y comercio son los que explican el mejoramiento del IDH en el departamento, mientras que resultaron irrelevantes los aportes del sector petrolero y de construcción. Como conclusión general del trabajo se tiene que el sector petrolero no explica el desarrollo humano, por lo cual los entes territoriales, de la mano del Gobierno Nacional, deben potenciar los sectores económicos que sí lo están haciendo, convirtiendo este territorio en una despensa agrícola y agroindustrial.